Stylegent
Archivo maestro

1. Mastica tu comida
A menudo olvidamos que masticar es una parte esencial de la digestión. La ingestión de grandes porciones de comida requiere que el cuerpo produzca grandes cantidades de jugo gástrico altamente ácido para terminar el trabajo. Este exceso de líquido irrita las frágiles membranas mucosas que recubren el estómago.

Además, la masticación cubre los alimentos con saliva, que contiene amilasa, una enzima que ayuda al cuerpo a digerir los carbohidratos en el pan y otros alimentos ricos en almidón. ¿El resultado? Comer más lentamente le permite evitar la pesadez y la hinchazón después de las comidas. ¡Y una masticación pausada le da al cerebro tiempo para enviar una señal de "Estoy lleno" antes de que te excedas! Esto hace que sea más fácil mantener un peso corporal saludable.

2. Come a horas regulares
¿Almuerzas al mediodía un día, 1 p.m. el siguiente y a las 2 p.m. el dia despues de eso? Ante tal incertidumbre, las glándulas suprarrenales producen más cortisol, una hormona del estrés. El cuerpo luego entra en modo de supervivencia. Ralentiza su metabolismo y almacena grasa, creyendo que debe prepararse para un período de hambruna. Esto puede conducir a un aumento de peso y un mayor riesgo de enfermedad.

3. Mantente fluido
Sí, ocho vasos de agua siguen siendo el estándar de oro de la hidratación. ¿Cómo sabes si estás bebiendo lo suficiente? El estreñimiento o la orina oscura son signos de que está deshidratado. Siempre tenga a mano un vaso de agua y beba incluso antes de sentir sed.



4. Go pro (biotics)

Los probióticos son microorganismos vivos que se agregan a yogures, jugos de frutas, leche e incluso pasteles. También se encuentran en ciertos alimentos fermentados, como:

  • chucrut, hecho de repollo rallado fermentado; a menudo se sirve con salchichas y embutidos.
  • miso, hecho fermentando arroz, cebada o soja. Es un excelente caldo.
  • tempeh? soja fermentada ? que se prepara como tofu pero tiene un sabor más fuerte con toques de hongos y nueces.
  • kimchi, una guarnición coreana comúnmente servida de vegetales fermentados y ají generalmente preparado con un tipo de repollo chino. Se puede encontrar en restaurantes y tiendas de comestibles coreanos.
  • kéfir, una bebida hecha de leche fermentada o jugos de frutas endulzados, que se consume desde la antigüedad.
  • Yogurt, que siempre contiene bacterias amigables. Estos existen en cantidades aún mayores en el yogur probiótico.


5. No te olvides de los prebióticos

Estos azúcares nutren las bacterias buenas (o probióticos) que viven en el tracto intestinal, contribuyendo así a un intestino más saludable. Donde se encuentran En ajo, cebolla, espárragos, alcachofas, alcachofas de Jerusalén, plátanos, raíz de achicoria, cebada, trigo, centeno, bayas, legumbres y linaza.

6. Rellenar con fibra
Hay muchas buenas razones para comer fibra. Aquí hay algunos:


  • Te ayuda a mantener un peso saludable. Los que eligen una dieta rica en fibra son generalmente más delgados que los que no lo hacen.
  • Mejora la digestión. Una dieta rica en fibra reduce la incidencia de hinchazón y estreñimiento.
  • Mantiene el tracto digestivo saludable. La fibra controla las molestias causadas por el síndrome del intestino irritable y las hemorroides.
  • Previene o reduce el estreñimiento. La fibra actúa como una esponja: absorbe agua y aumenta el volumen y el peso de las heces, reduciendo así el tiempo de tránsito intestinal. Cuando ataca la diarrea, tiene el efecto contrario, ya que absorbe el exceso de agua.

¿Cuánta fibra debes consumir cada día? Para mujeres, 25 g; para hombres, 38 g.


7. No cenes ni sueñes

Dormir con el estómago lleno aumenta el riesgo de reflujo ácido. Cuando estás acostado, la pequeña estructura que evita que los jugos gástricos retrocedan hacia el esófago tiene que trabajar más para hacer su trabajo. Si ha comido demasiado, levante la parte superior del cuerpo y duerma del lado izquierdo. Idealmente, espere de tres a cuatro horas después de comer antes de golpear el saco.


8. Conozca a sus tummy tunters

Según la Canadian Digestive Health Foundation, ciertos alimentos agravan el reflujo ácido: alcohol, menta, alimentos grasos o picantes, tomates, cítricos, productos que contienen cafeína (incluido el café y el chocolate) y bebidas azucaradas. En cuanto al alcohol, exacerba la acidez estomacal y la diarrea. ¿Los principales culpables del gas y la flatulencia? Alimentos azucarados (especialmente dulces y chicles) y legumbres. (Fuente: Mayo Clinic)


9. Pesa tu peso
Muchos estudios muestran que el peso tiene un efecto directo sobre la salud digestiva. Por ejemplo, el exceso de grasa estomacal aumenta el riesgo de reflujo ácido y las personas obesas tienen una mayor incidencia de úlceras estomacales. Pero hay buenas noticias: la pérdida de peso puede reducir los síntomas de algunos trastornos gastrointestinales y detener su progreso.


10. A tope

Fumar cigarrillos es dañino para todos los órganos del sistema digestivo y conduce a trastornos como úlceras y acidez estomacal. Fumar también aumenta el riesgo de enfermedad de Crohn, especialmente en mujeres y cálculos biliares.

Para obtener más información, visite el sitio web de Canadian Digestive Health.
//ads.networldmedia.net/servlet/ajrotator/1217672/0/cc?z=networld&c=1217619&b=1217644

Resistencia 150: artistas indígenas desafían a los canadienses a tener en cuenta nuestra historia

Resistencia 150: artistas indígenas desafían a los canadienses a tener en cuenta nuestra historia